¿Quién soy?

About Me
Esta soy yo, estas letras que ahora ven. Temo escribir, pero disfruto mucho hacerlo, soy consciente de lo ignorante que soy y por eso mismo considero temerario el dedicarme hacer esto.

Instagram

19 Dic

El alma es libre de etiquetas

Amar sin etiquetas, así culmina el texto que estas por leer.

Hoy comienza la revolución de las pequeñas cosas… Lo mas hermoso de escribir es que encuentras almas que aman lo mismo y se entienden a la perfección, quizá no en la misma sintonía, o en el mismo plano o en los mismos términos, pero si en la misma pasión. Hoy quiero compartirles el texto de un gran amigo que al igual que yo amamos sumergirnos en letras y aunque lo romántico de mi estilo no le pertenece, estoy segura que lo crudo y mordaz de él los cautivara.

Esta es la primera de una secuencia de textos que dedicaremos a la inclusión, por ahora somos dos quienes nos damos la tarea de no etiquetar (y créanme que es algo difícil y recurrente en la cotidianidad), pero espero con ansias que llegue a mover corazones y vibrar voces. Por ahora será Juan quien inicie esta campaña, próximamente tendrán mi opinion y el de otros escritores.

Sin mas, les presento a Juan Camilo Restrepo y su blog:


¿ Y POR QUÉ NO ?

“Siempre he pensado que la imagen más tierna es la de un perrito cuando está haciendo sus necesidades”

No mordía, no hacía “chichi” o “popis” en las alfombras e incluso hacía lo que me ordenaba la sociedad: aparenta, finge, se quien no eres y dame la patica. Estaba completamente domesticado y me combinaba con el corbatín y el lazo con el que me sacaban a pasear; me veía perfecto. Pero no más!

Me reencarné y me volví el Dr. House de la vida y mande a comer mierda caca a la humanidad porque ya no quería vivir más los dramas del pasado. Pero parecía llenando un Panini, cambiando unas láminas por otras, cambiando unos dramas por otros. Comienzan a llegar los comentarios, chismes, burlas y pasé de ser Gregory House a Rue del distrito 11, siempre haciendo las cosas con cautela y en las sombras, con miedo, sin llamar la atención y solo de pensar que me podían ver me hacía en los pantaloncillos.

Tiempo atrás le hui a la palabra homosexual y la camuflaba con etiquetas como desorientado, o en vez de novio usaba pareja; es más, esa ni prefería usarla. Pero hoy, con las gónadas en la garganta, con mucho miedo de publicar reconozco que me acepto.

La primer foto que tomé para Instagram, data de los años 1730 cuando se elegía al papa Clemente XII, decía: “El alma es libre de etiquetas” y no sé porque en su momento tomé esa foto pero hasta hoy vengo a entender que soy ser humano y que tengo un nombre, “mucho gusto, soy Juan” y no interesa “…soy Juan, el católico” o “… soy Juan, el moreno” y menos “… soy Juan, el gay”.

Ahora empieza el Stand Up Comedy de Juanito donde en realidad se enfrenta a retos diferentes; ya no es necesario cargar con miedo a “no se te nota… estás seguro?”, “entonces, ¿por qué tuviste tantas novias?”, “El mundo de ustedes es muy promiscuo”, entre tantas fantochadas que siguen siendo etiquetas de personas que miran desde la barrera.

Me acepto como soy, escuchando “Gaga” o los “50 de Joselito”, viendo series románticas o de bala, viendo moda o viendo jugar al verde. En este momento me siento hablándole a alguien y no estoy seguro que esto lo vaya a leer una persona diferente a mí; en caso de que solo yo lo lea haré de cuenta que le estoy hablando a Zordon de Eltar dentro de su tarrito, si no es así amigo lector, lo invito a abrir la mente y se dé la oportunidad de amar sin etiquetas.

Juan Camilo Restrepo.


 

Photos by: Juan José Peláez.

EnglishEspañol