¿Quién soy?

About Me
Esta soy yo, estas letras que ahora ven. Temo escribir, pero disfruto mucho hacerlo, soy consciente de lo ignorante que soy y por eso mismo considero temerario el dedicarme hacer esto.

Instagram

22 Feb

Infelicidad

No tengo la menor idea de lo que sea, ni mucho menos que es la felicidad; me atreví a escribir de este tema porque es algo últimamente… agotador.

Quiero imaginar que antes era la red de vecinas con aprovechamiento del ocio quienes daban consejos de felicidad, ahora cargamos una aplicación adictiva en la que todos sus miembros resultaron ser psicólogos, orientadores y hasta psiquiatras… he optado por asumir las cosas como son, mi red favorita (instagram) la uso exclusivamente para cargar fotos, buscar inspiración visual o esperar muchos corazones a mi derroche de creatividad y es que si les soy honesta eso de ver a niñas de 15 años hablando de la ley de atracción, o a otros tantos agradeciendo porque están en una piscina, frente al mar o cualquier escenario que no sea un cubículo, con todos sus hashtags de #amomivida #Ilovemylife y agradeciendo a Buda, Dios, Jehová, o cuanto líder religioso que esté de moda.

En lo que a mi respecta éste movimiento pop de “Behappy” me resulta un poco fatigoso y en ocasiones bastante ridículo, no se quien ha alimentado el ego de aquellos que profanan lecciones de cómo “vivir la vida” y otras cuentas que no dedican culto a la vida sino al cuerpo, viviendo para mantener la salud; no lo contrario, un disparate (en mi opinión) renunciar al placer de tener salud y entonces no poder disfrutar el doce de la salud porque daña la salud, etc. Así la salud se vuelve un fin en sí mismo, es decir, se vuelve inútil. Y no hablaré de las mamás que tienen acceso a una cámara y su delirio de que no hay otra felicidad que el de ser mamás.

No se si es una inútil incredibilidad, pero debe tener una fuente moral bastante definida para que yo considere un consejo practicable; y aunque siempre creí que la sabiduría venia era con los años, esa tarea también fue frustrante, los años no me han dado la serenidad que debería tener, antes me han vuelto mas exigente y mas impresionable.

En mi intento de buscar la fuente de sabiduría opté por acudir a las abuelas, esas mujeres que tuvieron muchos hijos y que ya tienen sus cabellos blancos, para preguntarle por la luz que debería seguir mi vida, lo sé, fui bastante pretenciosa, pero al menos si buscaba ese consejo que recordaría siempre o una frase cargada de significado que pudiera implementar en mi vida. Sucedió que terminé escuchando un consejo de cómo supuestamente perdurar en un matrimonio durante más de 50 años, y esto mientras me mostraba la habitación de su difunto esposo que no era la misma de ella, porque para desgracia de esta mujer conocía su familia; su esposo, un señor con el cual no hubiese sido posible convivir cinco minutos, de esos matrimonios que te hacían dudar de la institución y hasta lastima de la mujer; así que su consejo fue más que predecible: La paciencia.

No lo sé, no tengo la menor idea de que puede ser la fuente de la felicidad, siendo honesta creo que ésta no existe, al igual que la infelicidad. Existen momentos de alegría, regocijo y cada quien los clasifica como quiera. No olvidaré mis entradas a Fendi de la Quinta Avenida en NY solo a medirme zapatos y abrigos que no podía cargar por su peso mientras pedía champagne, y no importaba que no podría comprar ni un botón allí, las risas con mi mejor amigo y la experiencia cubrían todo.

Para otro la felicidad podría ser el poder adquisitivo en el lugar, para otros NY, otros se sentirán ofendidos tan evidente caso de superficialidad, para mi… lo fue todo; ese momento no se repetirá nunca más porque quienes estábamos allí ya no existen, esa niña que nunca antes había cargado un abrigo de piel, nunca jamás volverá… y como consecuencia de un momento de “felicidad” absoluta degenera en la melancolía y me hace creer que ¡no está mal! Que lo importante es sentir, vivirlo sin necesidad de entenderlo, que no somos solo felicidad… ¡Somos! Es lo esencial.

Photos by: Juan José Peláez.

EnglishEspañol